Las 5 claves para la elección de los alimentos

Los 5 elementos y los alimentos

Todos los fenómenos que observas en la naturaleza tienen un ritmo y una periodicidad. Las estaciones se suceden en un ciclo ordenado y las temperaturas pasan de valores mínimos en invierno a valores máximos en verano. El crecimiento y desarrollo de los seres vivos también se produce de una forma orgánica y ordenada.

Según los orientales los procesos naturales no ocurren al azar,las estaciones se suceden siguiendo un ciclo ordenado así como el desarrollo de los seres vivos también tiene lugar de una forma orgánica y ordenada, siguiendo unas fases o estadios energéticos, las 5 fases de la energía o los 5 elementos.

Si observas el desarrollo de una planta, puedes ver cómo en el estadio 1 la semilla yace bajo tierra manteniendo una energía vital sin desarrollar, es el invierno. En el estadio 2 la planta comenzará a despuntar sus brotes hacia arriba, es el comienzo del crecimiento, es la primavera; en el estadio 3 la planta ha culminado su desarrollo y se llena de semillas, es el verano; en el estadio 4 la planta comienza a decaer y sus semillas caen al suelo, es el final del verano; y por último en el estadio 5 las semillas quedan enterradas en la tierra y la planta termina su ciclo, es el otoño.

Estas 5 fases de la energía o los 5 elementos son representados por 5 símbolos:  Fuego, Tierra ,Metal, Agua y Madera.  Esta teoría contempla el hecho de que ningún fenómeno de la naturaleza permanece estático, todo cambia continuamente siguiendo su propio ritmo.

De la misma manera, también podrás  relacionar tus órganos del cuerpo con cada uno de los 5 elementos. Según estos parámetros orientales, cada unos de los órganos de tu cuerpo se relaciona con un elemento y también con estados mentales positivos y negativos.

El elemento Fuego se corresponde con el corazón o intestino delgado. tiene como cualidad positiva la alegría y como negativa el orgullo. Los alimentos que corresponden a este elemento son el maiz, las hortalizas amargas y hojas verdes, las lentejas rojas..

El elemento Tierra se corresponde con el estómago, páncreas y bazo. Tiene como cualidad el optimismo y como cualidad negativa la duda. Los alimentos que corresponden a Tierra son el mijo, las verduras redondas como la calabaza, la coliflor, la cebolla, las frutas dulces como el melón, los garbanzos y la lenteja pardina entre otros.

El elemento Metal se corresponde con el pulmón y el intestino grueso. Tiene como cualidad el desapego y como cualidad negativa la melancolía. Los alimentos que corresponden son el arroz y el amaranto; las cebollas, los nabos las zanahorias, la bardana, todas las verduras de raíz, las peras, las alubias…

El elemento Agua se corresponde con riñón y vejiga. Tiene como cualidad la voluntad y como cualidad negativa la pereza. Los alimentos que le corresponden son el trigo sarraceno, las algas, las moras, las fresas, los arándanos, las alubias pintas, las alubias negras, las azukis..

El elemento Madera se corresponde con Hígado y vesícula biliar. Tiene como cualidad positiva la paciencia y como cualidad negativa el enfado. A este elemento le corresponden los siguientes alimentos, la cebada, el trigo, los brotes y ensaladas, el brócoli, las frutas ácidas como la manzana verde, las lentejas, los guisantes, el temphe, las verduras fermentadas…

Otras correspondencias que puedes encontrar:

El elemento Fuego tiene que ver con el verano, con la energía expansiva en su máximo esplendor.

El elemento Tierra tiene que ver con el recogimiento, con el modo en que la energía se repliega por la llegada del otoño.

El elemento Metal tiene que ver con una energía más condensada, más contractiva, la del otoño invierno.

El elemento Agua se relaciona con una energía que se vuelve fluida que se interioriza, la energía de invierno

El elemento Madera se relaciona con un movimiento ascendente, cuando la energía sube como los brotes de la primavera.

Entonces, puedes clasificar tanto los alimentos como los órganos y relacionarlos con cada uno de los 5 elementos.

Por ejemplo, si tienes digestiones largas, pesadas, con hinchazón y gas y un exceso de preocupación  debilita la digestión y el ejercicio la fomenta. Podrías pensar que estás en Tierra y que padeces molestias en los órganos digestivos como el estómago, bazo y páncreas.

O si observas una persona inquieta, con signos de frío que come mucha fruta o chocolate y líquidos fríos, puedes deducir que esta persona está en Fuego implicando que su corazón y su sistema nervioso estén más alterados de los normal.

Lo importante es que puedas relacionar estados de ánimo y actitudes ante la vida con posibles afecciones que podamos sufrir en órganos como el estómago, el bazo, el riñón, el pulmón etc..

Con cariño y gratitud

 

Yolanda Andres
Author:
Yolanda Andres
About:
Psicóloga-psicoterapeuta, consultora de nutrición saludable, profesora de yoga, madre de dos hijas y amante de la naturaleza.
More articles by: Yolanda Andres

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies