Diagnostica tu energía vital

Cuidando y nutriendo la calidad de tu energía y tu vitalidad.

Seguro que muchas veces al levantarte te has preguntado delante del espejo: “qué me pasa?, ¿Qué quieren decirme esas ojeras?, ¿Por qué ha desaparecido el color de mis mejillas? ¿ Por qué tengo irritadas las comisuras labiales?

Según la medicina oriental, el diagnóstico facial se ha practicado desde hace miles de años y aunque no es una práctica científica, mi experiencia como consultora de nutrición en http://shawellnessclinic.com/, me ha confirmado que el diagnóstico facial nos proporciona una información muy útil, que nos ayuda a cuidar y nutrir la calidad de la energía y  nuestra vitalidad; dicho de otra manera, nos puede ayudar a llevar la vida diaria con entusiasmo, buen humor, dinamismo, alegría, buen apetito; a dormir profunda y reparadoramente y a sentir un enorme agradecimiento a la vida.

Las distintas zonas de tu rostro reflejan la mayor parte de tus órganos vitales; observarte te servirá para encontrar una manera muy práctica de encontrar la autorregulación.

Con esta visión, podemos  dividir el rostro en tres áreas:

La parte inferior, que comprende de la nariz a la barbilla, incluyendo los labios, la lengua y la cavidad de la boca. Es la zona que tiene correspondencia en los sistemas digestivo y reproductivo

En la parte superior de la cara, incluyendo la nariz y las cejas, se representa el sistema nervioso.

Y los lados de la cara, los dos ojos, las mejillas y las orejas, nos dicen, si aprendemos a interpretar los signos, cómo están el sistema circulatorio y el respiratorio.

De esta manera , día a día, puedes observar los pequeños cambios que se dan en esta zonas y aprender a interpretar tu estado general. 

Si por la mañana te sientes de mal humor, irritad@, enfadad@, puedes observar estas emociones y darte cuenta de que hay en el entrecejo unas arrugas más marcadas que antes o que en la frente hay una coloración diferente.

Puedes recordar que ayer cenaste muy tarde en casa de unos amigos, o que la comida contenía grasas saturadas, o un exceso de aceite y sal, o tal vez caigas en la cuenta de que el de ayer fue un día muy estresante en el trabajo y que no encontraste ese momento que reservas para relajarte.  Son situaciones que añaden tensión  al hígado y a la vesícula biliar provocando que por ellos deje de circular la energía como debería. 

Otro tanto pensaremos de las ojeras muy marcadas, esa hinchazón debajo de los ojos que suele ir acompañada por una sensación de cansancio, de sueño, de temor,  de inseguridad y que nos hace ver que no tenemos ni la vitalidad ni el coraje precisos para abordar las tareas diarias.  

Estos y otros  pequeños detalles nos ayudan a autorregularnos, a conocerte a ti mism@ y a  conseguir de esta manera una mayor calidad a tu vida.

Recuerda cuán importante es una  alimentación natural, con alimentos frescos y orgánicos, cocinando a diario los granos de los cereales, las legumbres, las maravillosas verduras propias de la estación. Cocinar de una manera simple, sin aditivos ni conservantes, te aportará ese estilo de vida que siempre soñaste, la armonía y el equilibrio en tu cuerpo y en tus emociones para acercarte cada vez más  a la felicidad que tanto anhelas.

os dejo una deliciosa receta para fortalecer riñones, para nutrirte, para quererte.

Estofado de azukis

Ingredientes:

1 taza de azukis puesta a remojo la noche anterior

1 tira de alga kombu

1/2 calabaza pelada y cortada a cubos

1 cebolla cortada a lunas

2 ramitas de romero fresco

pizca de sal

1 cucharadita de mugi miso

cebollino picado fresco

Elaboración:

Pon una cazuela de fondo grueso a calentar

Añade el aceite y saltea las cebollas a fuego bajo durante 10 minutos

 Añade los azukis escurridos, la calabaza a cubos, el alga kombu, las ramitas de romero, y el agua que cubra los ingredientes

Lleva a ebullición tapa y deja que se cueza al menos durante 1 hora y 15 minutos a fuego bajo, puede ser más rápido si usas una olla a presión. Tienen que estar completamente blanditos

Condimenta con el mugi miso, deja que repose unos minutos y añade el cebollino picado.

Con cariño y gratitud.

 

Yolanda Andres
Author:
Yolanda Andres
About:
Psicóloga-psicoterapeuta, consultora de nutrición saludable, profesora de yoga, madre de dos hijas y amante de la naturaleza.
More articles by: Yolanda Andres

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies