Estrés, fuente de malestar

 

cómo reducir el estrés con consejos prácticos

 Vivimos en un mundo donde la presión, el ritmo de vida, la exigencia y la super productividad son la causa de este mal de nuestro tiempo llamado estrés, un mal sufrido cada vez por más personas.

Es cierto que el estrés es una parte inevitable de la vida, es algo inherente a la condición humana porque no podemos evitar las vicisitudes de la vida y aún menos en el mundo hipermoderno en el que nos ha tocado vivir con esta multiexigencia permanente que lo exacerba todavía más.

Si embargo, no es algo enteramente inevitable. Por mi propia exigencia, creo que está al alcance de todos, también a tu alcance, prestar atención y escuchar algunas prácticas sencillas que te ayudará a manejarlo mejor.

Prácticas sencillas para manejar el estrés

Una práctica diaria, disciplinada, de meditación o de atención plena resultará un apoyo de gran valor. Prestar atención de una manera deliberada, en el momento presente, sin juzgar, va a permitirte desarrollar mayor conciencia, claridad y aceptación de lo que eres y del momento que vives. Es sencillamente una manera de estar en contacto contigo misma sin filtros, autoobservándote, autoindagando y aproximándote a tu realidad profunda y más íntima.

No te dejes llevar por la corriente de pensamientos que incesantemente pasan por tu mente, y aunque ciertamente no podemos dejar de pensar, sí que puedes mediante esta práctica apreciar, sentir y nutrirte de los momentos que ofrece la atención plena.

Detenerse cada día y hacer el esfuerzo de estar en el momento presente hará sin lugar a dudas que mantengas distancia de ese torbellino de emociones, impulsos, y pensamientos que corren por nuestra mente sin control, y al pararte te permitirá darte cuenta de ello y tomar decisiones más acertadas, desde tu centro, desde ese lugar más tuyo, más próximo.

Para empezar con estas prácticas, una buena manera es tener presente la respiración, respirar y saber que estás respirando. Solo este pequeño gesto ya nos permite rebajar el estrés, ese estado de nerviosismo y de aceleración tan incómodo

Cada día dedica un tiempo a hacer algo que te guste, ver una película, dar un paseo sola o acompañada, leer un libro… este tiempo de disfrute, de placer hará que tu ritmo baje además de subir tu autoestima por dedicarte tiempo.

Hace falta que te muevas.

El movimiento libera endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad que actúan como un calmante natural para tu sistema nervioso.De ahí que tras una sesión de ejercicio tengas una sensación placentera de paz o de sosiego.

Sea cual sea tu edad el ejercicio practicado de manera continuada te renovará, hará que te sientas más feliz, fuerte y llena de energía.

Personalmente, siempre me ha atraído esas modalidades de ejercicio donde intervienen el cuerpo y la mente como el yoga, el taichí, el pilates ejercicios en los que se trabaja la respiración, la concentración y los estiramientos, todo al mismo tiempo.

Descubre qué ejercicio es el adecuado para ti, para tu manera de ser y para tu cuerpo. Si no disfrutas haciendo ejercicio quizás tengas que revisar si has elegido el que a ti te va, es importante que sientas placer para sentir los beneficios y solo te vas a motivar si le encuentras disfrute.

Rodéate de plantas.

No solo purifican el aire, por lo que el ambiente del trabajo o del hogar tendrá más oxígeno, sino que te van a brindar un ambiente muy relajantes dándote una sensación de tranquilidad y positivismo.

Se amable contigo misma, a veces somos las peores críticas de nosotras mismas, construye un mundo más amable y valiente empezando por ti misma. Ser consciente de tus limitaciones muchas veces va a evitar el sufrimiento que nace de la super exigencia del superyó que nos exige lo que debemos hacer de manera categórica. Darte valor supone dar más fuerza a la amabilidad y a la bondad.

Con cariño y gratitud

Yolanda Andres
Author:
Yolanda Andres
About:
Psicóloga-psicoterapeuta, consultora de nutrición saludable, profesora de yoga, madre de dos hijas y amante de la naturaleza.
More articles by: Yolanda Andres

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies