La Navidad, un tiempo de cuidar, cuidarse y cuidarnos

En esta navidad regala salud.

La Navidad es una época en la que se mutiplican las celebraciones con familiares y amigos.  Y esta fiesta maravillosa, que sirve para reunir a los seres queridos,  puede transformarse en una serie de preparativos estresantes y traernos un dispendio económico y digestivo causado por el despilfarro y el consumo exacerbado.

Por eso me gustaría compartir contigo la reflexión de que hay que aprovechar este tiempo y convertirlo en una gran ocasión para descubrir el sentido profundo de la Celebración  mirando con otros ojos la Navidad y el fin de Año.

Esta es la  época que supone la entrada del invierno, una época que nos invita a hibernar de cierta manera y a renovarnos. Siendo una época del año difícil de llevar por la oscuridad y el frío, las celebraciones de la Navidad nos traen la alegría de disfrutar el encuentro con familiares y con amigos que quizás viven lejos y ahora nos regalan con su proximidad.

Si te detienes a observar la naturaleza, podrás encontrar mucha belleza y sabiduría, que te podrán servir para descubrir la oportunidad de hacer nuevos planes que te acerquen a lo que tú deseas.  Si observamos el campo, podemos ver cómo todo se desnuda y simplifica, los árboles se despojan de sus hojas quedando sus ramas al descubierto, la tierra descansa y es como si toda esa escasez y desnudez trajeran consigo la esencia de la vida.

Personalmente, esta es una época en que dedico un tiempo a revisar mis proyectos, mi estilo de vida, a ver qué puedo cambiar y qué debo mantener para ser más feliz, o al menos para acercarme a ese bienestar que quiero que forme parte de mi vida.

Creo que esta época es la mejor para hacer una reflexión en torno  a nuestro pasado, dedicar una mirada diferente al presente y soñar con el futuro. Es el momento de asomarnos a nuestro mundo interior, aunque para ello, entre tanta fiesta, debamos dedicar una parte del tiempo a descansar, a cuidarse,  quizás a reconstruirse  y a escuchar las voces más profundas para averiguar qué quieres cambiar, qué quieres traer con el Año Nuevo que viene y qué quieres abandonar con el año que termina.

Y entre estas reflexiones no podía faltar un recuerdo de…

UNOS CUANTOS HÁBITOS DE VIDA SALUDABLE

Consejos nutricionales que pueden ayudarte a abordar las comidas navideñas de manera saludable. Las fiestas navideñas se asocian a comidas abundantes con sobreesfuerzo del aparato digestivo, flatulencias, hinchazón, digestiones lentas, pobre absorción de nutrientes y unas consecuencias que se traducen en fatiga, cansancio, aumento de peso y estrés.

Por ello, te propongo que evites el exceso y no comas demasiado, mastica concienzudamente y despacio, practicar lo que ahora se llama siguiendo una moda “eating mindfulness”, que no es otra cosa que estar presente y ser consciente cuando comemos, sintiendo el sabor, las texturas, disfrutando de los colores y de la presentación de los platos. Sin olvidar que también te nutres de la compañía, de la buena conversación, así que ten muy presente y agradece esos momentos de reunión a la mesa con familiares y amigos.

Incluye en tus comidas platos con fundamento, alimentos que te ayuden a generar calor, para mantener el cuerpo caliente. En otras palabras, consume grasas saludables como el aceite de oliva de primera presión en frío, más frutos secos, semillas, pescados..todos ellos te aportarán la grasa saludable que necesitas, evitando las grasas saturadas de la bollería, de las mantequillas. Obtén las proteínas de los suculentos guisos con legumbres, los famosos potajes son excelentes.

Si haces platos elaborados acompáñalos siempre con una buena ración de verduras que ayudará a equilibrar el plato por el aporte de fibra y vitaminas.

Planifica el menú navideño. Entre los primeros elige una crema de verduras, una sopa, una parrillada de verduras o patés vegetales. Como plato principal, aunque lo tengas que hacer más elaborado, trata de evitar la mantequilla, los quesos, las salsas de nata. Puedes elaborar salsas riquísimas sin necesidad de incluir estos alimentos tan grasos y tan difíciles de eliminar.

De igual manera,  aunque es natural ganar algo de peso en esta época porque los días son más cortos y hay poco tiempo para la práctica de actividades fuera de casa,  y por tanto se queman menos calorías, es mejor evitar comer en exceso y evitar el picoteo entre comidas siendo preferible las infusiones.

Tras una comida copiosa no compenses con un ayuno al día siguiente. Es mejor que comas sano y hagas un ejercicio como puede ser una buena caminata durante una hora. Si haces ayuno disminuirás la glucosa en sangre aumentando así la producción de insulina y como consecuencia experimentaras un aumento del apetito y los ácidos grasos y el colesterol en la sangre se acumularán en la sangre..

Además de pasar tiempo con la familia y con los amigos dedica tiempo a estar contigo misma. Quizás quieras dedicar un tiempo a escribir en tu diario, a visitar una exposición de arte inspiradora , o pasar un tiempo de charla con una amiga o dar un paseo tranquilo, sin prisas.

Si tienes que salir fuera a comer fuera de casa,  pide platos saludables. Si vas de restaurante elige un pescado al vapor o a la plancha con una buena ración de verduras aliñadas con limón para ayudar a diluir la grasa.

Y si tomas una buena ración de tarta de chocolate, que la disfrutes sin culpa, gozando de la experiencia placentera. ¡¡Disfruta!!

Por encima de todo, no te olvides de descansar, repito, descansa. Descansar no es algo vago e improductivo tal y como la sociedad actual nos impone, sino al contrario. Si no descansamos el rejuvenecimiento, la recuperación y la curación no son posibles. Igual que eres disciplinada para el trabajo deberías serlo para el descanso. Dedica una parte de tu tiempo a desconectar.

El sueño es el ingrediente más importante para tu salud y tu felicidad, sin él tus hormonas se descontrolan y se desordenan la digestión, el metabolismo, el apetito sexual. Seguro que después de un sueño reparador te sientes más viva que nunca, esta es la prueba de que lo necesitas. El invierno es la estación ideal para aumentar las horas de sueño. ¡¡Aprovecha!!.

No te pierdas mi próximo post de recetas sabrosas para estas Fiestas con las que no perderás ni un ápice de salud.

Con cariño y gratitud

 

Yolanda Andres
Author:
Yolanda Andres
About:
Psicóloga-psicoterapeuta, consultora de nutrición saludable, profesora de yoga, madre de dos hijas y amante de la naturaleza.
More articles by: Yolanda Andres

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies