Para entrar en el Año Nuevo mejorando aquí, ahora y siempre.

año nuevo, tiempo de despertar  aquí y  ahora.

Cada Año Nuevo dedico un tiempo a escuchar mi voz interior para examinar los propósitos que hice el Año Viejo y exponer detenidamente los que quiero nuevos para el Año que comienza.

Es como una puesta a punto para continuar la vida con más sentido.

Al recordar los viejos sorprendentemente me doy cuenta de que algunos de ellos sí se han cumplido y otros siguen ahí, reclamando un cumplimiento y así ,sin perder un ápice de entusiasmo trato de encontrar en el aquí y el ahora una clave propia, íntima, interior, que me ayude a lograrlos.

La meditación y la respiración conscientes me acompañan cada día de mi vida, y ese tiempo dedicado a detenerme, parar y escucha es una de mis claves para sentirme más de cerca, para encontrar mi brújula.

Por todo ello, quiero ahora compartir contigo pensando que tal vez te pueda ser de ayuda esta reflexión en la que de lo que se trata es de cómo convertir el peso de la vida en algo más ligero y cercano. Estoy segura de que puedes llegar a ver hasta que punto puede ser maravilloso ese momento de encuentro contigo misma a través de la respiración consciente o mindfulness: una clave para comer, respirar y disfrutar de las cosas de la vida con más sentido

Reflexionar sobre lo que va bien o no tan bien en tu vida, te da la posibilidad de un nuevo comienzo, te permite abrir nuevas ventanas y dejar que vengan nuevos aires cargados con el frescor de una nueva mañana y con la ilusión de ir al encuentro de nuevas experiencias que nos ayuden a nutrir el cuerpo, la mente y el espíritu.

Propuestas para convertir tu vida en un lugar de calma:

A continuación te expongo algunas propuestas para ayudarte a convertir tu vida en una aventura para el alma, una aventura que de verdad nos acerca más íntimamente a nosotros mismos:

1-La respiración consciente. Por medio de este tipo de respiración, igual pero distinta al movimiento mecánico de los pulmones, lograrás aquietar tu mente

Estoy segura de que en más de una ocasión te has sentido angustiada pensando que el tiempo pasa tan deprisa que se te escapa de las manos. La vida que llevas con los contratiempos, con la incesante actividad,fruto de una agenda repleta de citas, el exceso de trabajo que se traduce en estrés y en poner un empeño excesivo en lograr la productividad más grande.

Para hacer frente a todo eso nada mejor que prestar atención a la respiración consciente, ejercitanto lo que conocemos de sobra como mindfulness.

Esta respiración se hace con atención plena en el simple acto de inhalar y exhalar, procurando estar enteramente presente en la propia respiración. El simple hecho de darte cuenta de como entra y sale el aire calma el sistema nervioso central y te da mayor claridad mental poniendo a tu alcance el tomar distancia emocional de lo que te angustia y encontrándote así con la calma y una capacidad nueva para ver las cosas con otra perspectiva.

técnicas para sentir el aquí y el ahora

Siéntate en una postura que sea cómoda para ti, que te permita mantenerte quieta y tranquila durante un tiempo. Mantén la espalda recta pero sin rigidez. Haz varias respiraciones profundas con el abdomen de manera que sientas que la tensión y la rigidez se disuelven. Ahora deja que tu respiración vuelva a un ritmo normal. Observa cómo entra y sale el aire a través de la nariz. Siente el ir y venir de la respiración tratando de estar presente. Cuenta las expiraciones hasta llegar a 10 y vuelve a empezar hasta 3 veces.

Sigue observando la respiración, pero ahora ya no cuentes las respiraciones, observa cómo entra y sale el aire a través de las fosas nasales. A continuación observa la sensación de frescor al inhalar y la, sensación de calor al exhalar. Intenta no juzgar, solo trata de reconocer la sensación que percibes al inhalar y al exhalar. Quédate en el momento presente tal y como viene. Permanece unos minutos así. Poco a poco irás soltando el objeto de atención estando presente, sentirás tu presencia en el mundo y llevarás tu atención a esta presencia.

Sal de la meditación tranquilamente dejando que tu ser vuelva a sus actividades habituales con más sentido.

2- Practica esta técnica llamada la calma mental para conseguir acallar ese constante diálogo mental que nos invade.

Lleva tu atención a la respiración en las fosas nasales y vuelve a contar las respiraciones y cada vez que la mente se vaya vuelve a contar desde el principio. Ahora observa tus pensamientos, las ideas, los recuerdos, las fantasías. Permite que aparezcan y que se vayan sin dejarte arrastrar por ellos. Obsérvalos como si fueras un testigo. Como si se tratara de nubes que aparecen y desaparecen sin identificarte con ninguno. Verás que los pensamientos son movimientos como las olas del mar que aparecen y desaparecen.

Surge un pensamiento como una imagen de mi mismo, tomo nota y no me dejo arrastrar por ella. Es como las olas del mar que surgen y desaparecen porque no son el mar.

3- El placer de meditar. Cuando hayas logrado suficiente control sobre la respiración puedes iniciar la siguiente práctica que te llevará a profundizar más en tu experiencia como meditadora. Empieza con respiraciones profundas para continuar con la observación de las sensaciones corporales según un orden Empieza por los dedos de los pies, siente las sensaciones de cosquilleo, de calor, de hormigueo y continúa hacia todas las partes de tu cuerpo hasta llegar a la coronilla.

Observa la sensación en cada parte del cuerpo sin detenerte demasiado y sin juzgar. Solo observar. Termina la práctica despacio, agradecida por ese tiempo.

Verás cómo estas prácticas, si las realizas diariamente, te van a proporcionar calma, relajación, sensación de equilibrio, mayor capacidad respiratoria y mejora del sueño entre otras.

En definitiva, son un medio extraordinario para fortalecer nuestra resistencia a las dificultades, enfrentándonos a la vida con mayor coraje.

Con cariño y gratitud

 

 

 

 

 

 

Yolanda Andres
Author:
Yolanda Andres
About:
Psicóloga-psicoterapeuta, consultora de nutrición saludable, profesora de yoga, madre de dos hijas y amante de la naturaleza.
More articles by: Yolanda Andres

3 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies